Socialízate Suscribirse al RSS

    Capital Social. El valor de las personas

    Las personas constituyen el verdadero capital de una sociedad, es el principal activo estratégico de cualquier organización.

    La forma de concebir la empresa y de realizar el trabajo ha cambiado. El auténtico Capital Social del negocio se crea mediante el conocimiento y la experiencia de las personas, son éstas las que hacen que sea único e imposible de copiar.

    ¿Por qué las empresas esconden a sus profesionales y colaboradores? Si actualmente el mayor valor de una compañía está formado por sus activos intangibles, como la reputación, el talento, etc; lo que realmente aporta valor a la marca de nuestra empresa es impulsar el sello de cada profesional, especialmente si se dedica al ámbito de los servicios.

    En este sentido, el nuevo marketing se centra en las personas, busca la manera de poder integrar a todos los profesionales que de un modo u otro constituyen una parte significativa de la compañía, ya que ellos proyectan la cultura corporativa y su forma de desarrollar la actividad.

    Por ello, comparto contigo mi fórmula para crear o consolidar una marca profesional. Esta idea se centra en el concepto DIM:

    • Determinación: Entendida como la habilidad propia para llevar a cabo los retos profesionales siguiendo una estrategia eficaz. Es necesario apostar por nosotros mismos y comenzar a hacer hoy los proyectos que marcarán el mañana.
    • Innovación: Consiste en reinventarse constantemente introduciendo mejoras en los diversos procesos de la empresa. De este modo, consigues generar nuevos métodos que otorgan movimiento e intensidad a tu marca.
    • Motivación: Fomentar que las personas que interna o externamente constituyen la empresa se sientan parte de ella, compartan sus pensamientos y sensaciones acerca de la misma, aportando valor percibido al entorno.

    A partir de ahora quizás te preguntes: ¿Sólo trabajo o aporto valor?

    Etiquetas: , ,

    Salvador Garcia

    Consultor_negocio, especializado en marketing de renombre.

    2 Comentarios Dejar comentario

    1. raoul #

      Buena Reflexión.
      En el ámbito de la creatividad concretamente, en España tenemos poca tradición en este sentido.
      Si miras a otros paises como Inglaterra, Argentina, Brasil o Estados Unidos, los creativos son personas conocidas y mediáticas. Suelen escribir libros y aparecer en tertulias… son auténticos líderes de opinión porque entre otras cosas son personas muy cultas. Suelen tener puntos de vista muy certeros y creativos sobre temas político sociales y culturales. En España la estructura sigue siendo muy vertical, se habla de empresas y no de personas. Eso hace que en el fondo más que aspirar al crecimiento personal, nuestro objetivo se centre en entrar en una determinada organización que avale nuestro perfil sin más. El cambio de paradigma es evidente; las personas definen a las organizaciones y no al revés.

      • Gonzalo Cambon #

        No puedo estar más de acuerdo contigo, y un claro ejemplo de q lo q dices es cierto y esta instaurado en nuestra mentalidad española, q por ejemplo cuando vemos un currículum de una persona q en los últimos 5 años a cambiado 6 veces de trabajo, consideramos q esa persona ha tenido problemas en cada una de las empresas, por eso ha tenido q ir buscando un trabajo tras otro y no pensamos q realmente es una persona activa q quiere ir mejorando con las experiencias en cada uno de los trabajos. En cierta manera debido a nuestra cultura si de forma individual aspiras a montar algo por tu cuenta o estas loco o no tienes trabajo y si luego fracasas estas perdido y lo pagaras el resto de tu vida, en otros países al revés a las personas q fracasan no lo toman como un fracaso sino como un proceso de prueba y error, de aprendizaje Pero si vives en una cultura donde las apuestas empresariales no están bien vistas y luego, si fracasas te van a castigar, Hacienda va a venir a por ti, el banco va a perseguirte… etc, emprender se pone muy cuesta arriba.

    Escribir un comentario





    Emprendo con: